Por Sarah Rincon and Julia Dworsky

Los niños son curiosos. Esto significa que es común y saludable que tengan curiosidad sobre su propio cuerpo, utilizando la masturbación como un medio de autodescubrimiento. Expresar la sexualidad es una tarea normal del desarrollo infantil. La masturbación es un tema que puede hacer que los padres se sientan incómodos, avergonzados o culpables. Sin embargo, debemos evitar transmitir estos mismos sentimientos a nuestros hijos. Cuando los niños usan la masturbación para explorar su cuerpo, no están haciendo nada malo, y debemos aprender estrategias para tener estas conversaciones que ayuden a crea comportamientos seguros, positivos y saludables. Para comenzar, veamos este video que habla sobre la importancia de normalizar la masturbación:

 

Es común que como padres se sientan confundidos acerca de como hablar con sus hijos e hijas sobre la masturbación. ¡pero estamos aquí para hacerlo más fácil! Recopilamos una variedad de preguntas que los padres han manifestado en relacion a este tema. Aunque sí, conversar con su hijo sobre este tema puede ser incómodo al principio para todos, es también una oportunidad para tener conversaciones abiertas, positivas y saludables con respecto al sexo, la sexualidad y la salud sexual de sus hijos e hijas.

Masturbación Q&A

P: ¿Es normal que mi hijo o hija se masturbe?

R: Sí, lo es! Los niños son muy curiosos, y la exploración de su cuerpo es una parte normal del desarrollo infantil. Cuando atribuimos nuestros propios sentimientos de vergüenza y culpa a las acciones de nuestros hijos, no nos damos cuenta que son comportamientos normales e importantes para crear una sexualidad saludable. Cuando los niños se masturban, a menudo exploran su cuerpo y se dan cuenta de que se siente bien. Cuando los niños se convierten en adolescentes y comienzan a cambiar su cuerpo, también es normal explorarlo. Nuestros genitales están llenos de receptores sensoriales y causa placer tocarlos. Es importante enseñar a los niños que tocar sus genitales está bien, como cualquier parte de su cuerpo. Sin embargo, debe hacerse en privado. ¡Es como urgarse la nariz! No está mal, pero no debes hacerlo frente a todos, ¿verdad?

P: ¿A qué edad es normal la masturbación?

R: Entre los 0-4 años, su hijo podría comenzar a disfrutar tocarse sus propios genitales y explorar su cuerpo de esta manera. Cada niño y niña es diferente, pero es muy común y normal que los niños y niñas sientan curiosidad por sus cuerpos desde una edad temprana. Más tarde, cuando se convierten en adolescentes, también es normal redescubrir su cuerpo que está cambiando. Por lo tanto, durante la adolescencia también es normal masturbarse.

P: ¿Cuándo es anormal la masturbación?

R: En general, puede ser motivo de preocupación si la masturbación afecta las interacciones diarias de un niño, donde está demasiado preocupado por masturbarse hasta el punto de aislarse de los demás. Es importante tener en cuenta que hay muchas razones por las cuales un niño podría estar masturbándose compulsivamente. Por ejemplo, si un niño o niña atraviesa un momento estresante, masturbarse podría ser una estrategia para tranquilizarse. En este caso, ayudar a su hijo o hija a encontrar otras formas de reducir el estrés les permitirá relacionarse con los demás nuevamente. Cada niño es diferente, y si le preocupa el hábito de masturbarse de su hijo, es mejor buscar el consejo de un profesional. Mencióneselo a su médico durante su control de salud. 

P: ¿Cómo puedo hablar al respecto con mi hijo?

R: La primera vez que hable sobre la masturbación con su hijo puede parecer incómodo, pero cuanto más hable sobre esto, más fácil y abierto será. El desarrollo sexual es un proceso continuo y mantener conversaciones continuas sobre la masturbación y el sexo es importante para los niños y niñas. Intente enmarcar sus conversaciones desde una perspectiva saludable y positiva. Intentar asustar a su hijo o hija para que no se masturbe sólo le causará miedo y vergüenza y podría hacer que cuando tengan preguntas o inquietudes sobre el sexo en el futuro no lo hablen con usted.

P: ¡Encontré a mi hijo/a masturbándose! ¿Qué debo hacer?

R: Si están haciendo esto en privado en casa, es importante disculparse por interrumpir su privacidad, irse y darle espacio antes de tener una conversación sobre el tema. Su reacción a esto es increíblemente impactante. Reaccionar con calma en esta situación es importante porque actuar sobresaltado, sorprendido, molesto o enojado puede crear una relación negativa entre su hijo y su cuerpo. Si, por otro lado, está participando en masturbación pública o en grupo, es importante recordarles y hablarles con calma acerca de comprender que esta es una actividad que sólo se debe hacer en privado. Los niños y niñas que participan en masturbación pública o en grupo no han aprendido que esto  no es aceptable.

P: ¿Qué pasa con la pornografía?

R: En la era del uso generalizado de Internet, es casi imposible evitar ver pornografía en línea a una edad temprana. Por lo tanto, es importante que los padres y tutores hablen con sus hijos sobre el sexo y la pornografía antes de lo que piensan. Tener conversaciones continuas y abiertas sobre el sexo con sus hijos facilitará la transición a hablar sobre pornografía. Queremos que nuestros hijos nos hagan preguntas a nosotros, no al internet. Si le hacen preguntas, deles espacio para preguntar lo que quieran sin juzgar. Sea honesto si no sabe las respuesta. Está bien hacerle saber a su hijo que su pregunta puede ser una que deberian investigar juntos. Esté abierto a hablar con educadores y terapeutas sexuales para que puedan brindarle los recursos y las herramientas necesarias para hablar sobre este tema. Hablar sobre la pornografía le permite iniciar conversaciones sobre el consentimiento, diferentes cuerpos y genitales. También le permite hablarles abiertamente sobre cómo se siente con respecto a la pornografia y reforzar sus valores. 

P: ¿Qué sucede si mi religión enseña que la masturbación es mala?

R: Evite crear vergüenza y culpa para su hijo. Su hijo o hija podrá aprender a respetar su cuerposdesde un punto de vista religioso a medida que crezca, pero infundir vergüenza, miedo y culpa en torno al sexo tiene un impacto psicológico duradero. 

Leave a Reply