¿Cómo los adultos pueden estar dispuestos y abiertos a preguntas?

Como padre, es muy importante que usted esté dispuesto y abierto a las preguntas. Estar dispuesto y abierto sobre temas sexuales es algo que la mayoría de los padres quieren pero que muchos encuentran muy difícil. Probablemente muchos adultos no tuvieron mucha educación sexual cuando crecieron. En muchos hogares, no se hablaba de sexo, ya sea por miedo, por vergüenza o por falta de conocimiento.

Algunos adultos se sienten preocupados porque piensan que:

  • No saben las palabras o respuestas correctas 
  • Son demasiado viejos para sus hijos
  • Pueden estar dando demasiada o muy poca información, o información en el momento equivocado

Estar dispuesto y abierto a preguntas es importante. Los estudios muestran que los jóvenes que tienen menos información o información incorrecta sobre la sexualidad, están en riesgo de experimentar más y a edades más tempranas en comparación con los jóvenes que tienen más información. La investigación también muestra que cuando los adolescentes pueden hablar con sus padres sobre el sexo y la protección, es menos probable que tengan contacto sexual que los adolescentes que no lo han hecho. Finalmente, los jóvenes a menudo dicen que quieren hablar sobre sexo, relaciones y salud sexual con sus padres: los padres son su fuente preferida de información sobre estos temas.

Debido a que estar dispuesto y abierto a preguntas es muy importante y a que tantos padres les resulta difícil iniciar conversaciones sobre sexo con sus hijos, los adultos pueden necesitar aprender sobre educación sexual para sentirse más seguros al hablar de ello. Aquí hay algunos consejos de expertos sobre educación sexual.

  1. Recuerde cómo se sentía usted cuando era adolescente. Recuerde que fue un tiempo difícil. En un momento, un adolescente quiere ser totalmente independiente, y al momento siguiente necesita urgentemente el apoyo de un adulto.
  2. Recuerde que los adolescentes quieren conversaciones respetuosas para ambos lados. Evite mandar. Comparta sus sentimientos, valores y actitudes; escuche y aprenda sobre los de su adolescente. Recuerde que no puede controlar los sentimientos, actitudes o valores de otra persona.
  3. No suponga que un adolescente tiene experiencia sexual o es inexperto, conocedor o ingenuo. Escuche atentamente lo que su adolescente está diciendo o preguntando. Responda a la pregunta real o no expresada del adolescente, no a sus propios miedos o preocupaciones.
  4. No subestime la capacidad de su adolescente para sopesar los pros y los contras de sus opciones. Los adolescentes tienen valores y son capaces de tomar decisiones responsables, especialmente cuando tienen todos los datos necesarios y la oportunidad de conversar opciones con usted. Si le da información errónea a su adolescente, él/ella puede perder la confianza en usted, así como él/ella confiará en usted si usted es una fuente confiable de información clara y veraz. Por supuesto, las decisiones de un adolescente pueden ser diferentes de las que usted tomaría.

Estar dispuesto y abierto a preguntas es un componente de toda la vida de las relaciones. Abre puertas a relaciones más cercanas y a conexiones familiares. ¡Nunca es demasiado tarde para comenzar!

Consejos para hablar sobre la sexualidad

  1. Obtenga información precisa de fuentes confiables. Recuerde que la sexualidad es un tema mucho más amplio que el contacto sexual. Incluye biología y género, por supuesto, pero también incluye emociones, intimidad, cuidado, compartir y amor, actitudes, romance y orientación sexual, así como reproducción y relaciones sexuales.
  2. Aprenda y use los términos correctos para las partes y funciones del cuerpo. Si tiene dificultades para decir algunas palabras sin vergüenza, practique decir estas palabras, en privado y con un espejo, hasta que se sienta tan cómodo con ellas como con palabras no sexuales. Por ejemplo, sería bueno poder decir «pene» tan fácilmente como dice «codo».
  3. Piense en sus propios sentimientos y valores sobre el amor y el sexo. Incluya sus recuerdos de la infancia, su primer amor, sus valores y cómo se siente con respecto a los asuntos actuales relacionados con el sexo, como los anticonceptivos, los derechos reproductivos y la igualdad con respecto al sexo, el género y la orientación sexual. Debe ser consciente de cómo se siente antes de poder hablar efectivamente con los jóvenes.
  4. Hable con su hijo. Escuche más de lo que hable. Asegúrese de que usted y su hijo tengan una comunicación abierta y bidireccional, ya que forma la base de una relación positiva entre usted y su hijo. Solamente podrán entenderse si se escuchan mutuamente, especialmente con respecto al amor y la sexualidad. A menudo, los adultos y los jóvenes perciben estas cosas de manera diferente.
Information on CoronavirusLearn More