Habilidades de comunicación para mantener la conversación en marcha

Usar buenas habilidades de escuchar ayuda a los adolescentes a sentirse escuchados y los alienta a compartir su experiencia. Los adolescentes comúnmente sienten que nadie los entiende o los escucha. Hay varias razones para esto, y muchas pueden atribuirse a una mala comunicación entre adolescentes y adultos. Aunque los adultos generalmente tienen buenas intenciones, hay cosas que a menudo hacen (o no hacen) en conversaciones con adolescentes que tienen un impacto negativo en el éxito que tienen en hacer que el adolescente se sienta «escuchado». Cuando habla con adolescentes, trate de tener en cuenta estos puntos.

Ser paciente

Es posible que los adolescentes no estén listos para hablar de todo la primera vez que conversan. Es importante dejarlos ir a su propio ritmo y no presionarlos con temas con los cuales quizás no estén listos para discutir. Es más probable que se sinceren si tienen la libertad de compartir cuando estén listos.

Cuidar su lenguaje corporal

Muchas veces la comunicación no verbal es incluso más poderosa que las palabras. Verifique su postura, expresiones faciales y gestos para ver el mensaje que comunican. ¿Está enfocado en la conversación o está distraído? Asegúrese de prestarle toda la atención a un adolescente, o sentirán que su problema no es importante para usted. Haga contacto visual y use señales como asentir para mantener la conversación en movimiento.

Usar habilidades de escucha reflexivas

Regularmente, parafrasee lo que escucha y repítalo al adolescente para verificar su comprensión. Resume tanto el contenido como los sentimientos debajo. Por ejemplo: «Parece que estás diciendo que has estado realmente enojado con tu madre últimamente porque te sigue decepcionando» o «Te sientes frustrado porque tus notas no están donde te gustaría que estuvieran». Si el adolescente dice , «Sí» y sigue hablando, sabes que estás en el camino correcto. Por el contrario, pueden decir «No, eso no es todo» y volver a plantear el problema de una manera diferente. De cualquier manera, se mejora la comunicación.

No dar consejos

Esto suele ser muy difícil para los adultos que trabajan con adolescentes. El instinto de arreglar es tan fuerte que puede ser difícil morderse la lengua cuando la solución parece tan obvia. Pero hablar demasiado rápido con sugerencias es problemático por varias razones. Primero, debe asegurarse de que el adolescente haya tenido la oportunidad de expresar y explorar completamente el problema primero. De lo contrario, se sentirán apurados y sin importancia. Ofrecer una solución rápida también puede tener el efecto no deseado de minimizar el problema. Además, el objetivo final es que el adolescente encuentre sus propias soluciones.

Ayudar a enseñar a resolver problemas

Comience con algunas preguntas: “¿Qué has intentado para resolver este problema? ¿Qué ha hecho para resolver problemas similares en el pasado?” Las respuestas le darán un punto de partida desde el cual su adolescente puede comenzar a generar ideas nuevas o ajustadas. Enseñe a los adolescentes un modelo de resolución de problemas que los ayude a evaluar las posibilidades y los resultados.

El uso de estas técnicas para estimular y enfocar su conversación en torno a las necesidades del adolescente lo ayudará a ser un mejor oyente, desarrollar confianza y mantener fluidas las conversaciones.

 

Tomado de la novena conferencia anual sobre prevención del embarazo en adolescentes, material previo a la conferencia, 30 de abril y 1 de mayo de 2012, Birmingham, AL.

Information on CoronavirusLearn More