La adolescencia puede ser difícil tanto para los padres como para los niños. Los adolescentes enfrentan numerosas presiones: ser popular, tener éxito en la escuela, llevarse bien con la familia y tomar decisiones importantes en la vida. Además de esto, los adolescentes están experimentando cambios físicos, sexuales, sociales y emocionales. Muchas de estas presiones son inevitables para los adolescentes, y preocuparse por ellas es solo natural para los padres. 

La mayoría de los niños pasan por la adolescencia con éxito. Otros adolescentes pueden enfrentar obstáculos que debilitan su bienestar físico y emocional, desalientan su motivación y capacidad para tener éxito en la escuela y dañan las relaciones personales. Con todo esto, los adolescentes pueden participar en comportamientos riesgosos, perjudicando su salud física y mental y las posibilidades de éxito en el futuro.

Algunas señales de advertencia son sutiles, mientras que otras son muy claras

Si un adolescente está en problemas, hay señales de advertencia que necesita ayuda. Puede notar un cambio en el comportamiento de su hijo adolescente. Es posible que aprenda que su adolescente ha experimentado con un comportamiento arriesgado por primera vez. Puede ser simplemente que «presientes» que algo no está del todo bien. Toma estos signos en serio.

Hable con su hijo adolescente sobre sus preocupaciones

Preste atención a lo que hace su hijo y a cómo se siente. Hable con ellos al respecto, y no sólo cuando note algo diferente. Hable con ellos de manera regular. Al hacerlo, ayudará a su hijo a evitar problemas más difíciles en el futuro. Para obtener apoyo, hable con los padres en cuyo consejo confía.

Aprenda sobre problemas

Tómese el tiempo para leer sobre temas relacionados con los adolescentes y las conductas de riesgo. Encuentre información en su biblioteca, la oficina del consejero escolar, clínica médica u organización religiosa.

Obtenga ayuda de profesionales cuando la necesite

Los profesionales pueden ayudarlo a obtener el apoyo adecuado que necesita y determinar si su hijo adolescente está en crisis. Discuta sus inquietudes con el maestro de su hijo adolescente, el consejero escolar, el médico u otras personas de su confianza.

Pueden derivarlo a más información o brindar atención profesional para mantener a su hijo seguro.

Information on CoronavirusLearn More